De sexo y de Tarot

Para el tarot la energía sexual y la energía creativa, son una sola. Desde la sabiduría del tarot la sexualidad está íntimamente ligada a la capacidad de ser creativos, no solamente en la cama, sino en la vida. Despertar nuestra creatividad potencia nuestro poder sexual. Y despertar el gozo y la sexualidad alimenta nuestra creatividad.

Sin embargo, en una consulta de tarot generalmente no se indaga por ninguno de estos temas. Tal vez por un miedo a hablar del tema que no les permite atreverse a ver, desde un ángulo más profundo, qué pasa con su sexualidad, cómo la viven y la perciben, dónde están frenados y por qué.

Lo cierto es que en el tarot se representan nuestras cuatro energías: cuerpo físico, dinero, territorio (oros), cuerpo mental, creencias, ideologías (espadas), cuerpo emocional, relaciones, amor a uno mismo (copas) y cuerpo creativo y sexual (bastos). 

El tarot es un camino de realización, así que también nos propone una vía para realizarnos sexualmente. Esta vía es creativa, libre de prejuicios e imposiciones familiares y está en sintonía con nuestra propia naturaleza. Nos invita a descubrir nuestros propios ritmos, necesidades y maneras de relacionarnos con el placer. No impone un único camino, por eso, desde esta perspectiva, la respuesta no está en las largas jornadas de la sexualidad tántrica, en esa creencia y ahora exigencia social de medir la calidad según la cantidad de encuentros sexuales semanales, ni en la idea de que para ser bueno hay que conocer el Kamasutra o comportarse como actores porno.

La sexualidad que propone el tarot nos motiva a explorarnos a nosotros mismos. ¿Qué nos gusta y qué no? No impone prototipos sociales, de los cuales estamos colmados, y sí nos invita a descubrir lo que funciona para cada uno. Oír nuestra naturaleza instintiva y permitirnos gozar (con o sin pareja), nos ayuda a abrirnos a la vida, nos enfoca en nuestra infinita capacidad creadora y nos inspira a vivir en sintonía con nuestra esencia.

Empieza a conocerte más y comprende qué es lo que te ha impuesto la sociedad, qué creencia tienes sobre el sexo y qué es lo que realmente necesitan tú y tu cuerpo. Las expresiones creativas como la danza, la pintura o la escritura son una manera muy útil de descubrirlo. Adelante.

Volver al blog